dwa4.com

Salud y Alegría

por: María Damiani

La espiritualidad, una alternativa para mejorar la salud.

La espiritualidad es algo que da significado y propósito a nuestra vida, es parte de nuestra individualidad y debe ser construida con cada uno de nosotros.

La espiritualidad proporciona mayor bienestar, salud, paz, da estabilidad emocional a situaciones de la vida y actúa como apoyo en la armonización de los conflictos.

La Ciencia Cristiana nos acerca a la espiritualidad por medio de las enseñanzas de Jesús, al desarrollo de cualidades espirituales que nos conducen a espiritualizar nuestro pensamiento.

Este cambio radical de pensamiento se manifiesta en lo exterior y resulta favorable en nuestra vida, deseamos ser mejores personas, cambiar nuestro carácter y actitudes, mejorar nuestra salud y bienestar en general.

Muchas veces creemos que debemos buscar fuera las soluciones a nuestra problemática humana, tales como la felicidad, el amor, la provisión, etc., cuando en realidad todo está dentro de nuestra conciencia, en nuestro interior.



En la Biblia, Jesús nos dice: “Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia y todas esas cosas os serán añadidas”. Ese es el reino de lo espiritual, lo que es intangible a los sentidos materiales.

La espiritualidad es la necesidad consciente de Dios, nos abre la puerta de lo divino a través de la oración y la Ciencia Cristiana presenta un sistema de curación espiritual para el cuidado de la salud que tiene su base en la oración y nos brinda un sentido de libertad mental y física a través de la aplicación de sus ideas.

En los últimos tiempos parece existir una búsqueda incesante de espiritualidad y las personas están buscando respuestas en otros métodos alternativos. Me resulta interesante ver como el ámbito de la medicina viene considerando el impacto de la espiritualidad en la salud.

Muchas investigaciones están comprobando que la meditación, la oración, el rezo, tienen un efecto terapéutico beneficioso para el paciente, tienden a reducir la ansiedad y a aumentar la atención y concentración del paciente.

La oración es la herramienta más poderosa y eficaz y es capaz de modificar el parámetro de la salud. Cuando se nos presenten desafíos podemos enfrentarlos a través de una perspectiva espiritual y de esa forma comenzaremos a reflejar mayor armonía, salud y bienestar en nuestra vida.

 

 

  • María Damiani escribe acerca de la salud y el bienestar desde una perspectiva espiritual y es Comité de Publicación de la Ciencia Cristiana en España.